La adaptación al diseño responsive no entiende de tamaños

Diariamente nos llega cantidad de información acerca de la importancia de adaptar nuestras webs al diseño responsive para conseguir que la experiencia del usuario sea igual de buena provenga del dispositivo que provenga. Pero normalmente, parece que esto solo afecte a las grandes y medianas empresas, pero no es así. Internet ofrece las mismas oportunidades para todos así que cualquier organización debe tener en cuenta la importancia de adaptar su web.

El 2014 es el año de este nuevo diseño, punto de inflexión a partir del cual toda empresa necesitará optimizar su web con el objetivo de llegar a los dispositivos móviles entre otros, quienes ya representan más de la mitad de las búsquedas móviles. La forma de consumir contenido ha evolucionado, y los usuarios se encuentran con páginas que no les permiten acceder a la información, donde elementos clave no se muestran, está todo tan comprimido que es imposible poder clicar el apartado que queremos a la primera y tenemos que estar constantemente ampliando y moviendo la pantalla para conseguir ver algo, en definitiva, desesperante.

Gracias al diseño responsivo, el contenido se ajusta automáticamente a la medida de cada pantalla, para que los usuarios puedan disfrutar su experiencia web. Para que puedan acceder a una navegación más sencilla e intuitiva. Pero no olvidemos que el diseño de la web también es importante. Las nuevas tendencias apuntan hacia diseños básicos, colores limpios y elementos esenciales para evitar una web recargada. El diseño responsive también permite mostrar, ocultar y reorganizar apartados según la pantalla en la que se muestre la información, así se priorizan los apartados básicos en los smartphones y se amplían en dispositivos algo más grandes como las tabletas.

La web debe ser lo suficientemente rápida como para cargar toda la información en el menor tiempo posible, y tan sencilla como sea necesario para que el cliente encuentre fácilmente lo que busca. Todo ello generando confianza, para llevar el proceso de venta  a buen término. Objetivos dirigidos tanto a conquistar a los usuarios de escritorio como a los de móviles.

El desarrollo de una web responsiva no solo se efectúa por mejorar la imagen o la usabilidad de los usuarios,  se hace para aumentar las posibilidades de venta, y debe verse así. Es por eso por lo que las pyme también deben darse por aludidas, porque tienen mucha competencia, porque necesitan visibilidad y porque por supuesto, quieren vender.

Fuente: http://www.puromarketing.com/21/19603/pymes-tambien-deben-apostar-diseno-responsive.html